web analytics

Mantenimiento autónomo – CIL – Limpieza, Inspección y Lubricación (1/5)

Dentro de la implantación del TPM en nuestra planta una de los pilares básicos es el Mantenimiento Autónomo, este implica la “propiedad” del equipo o máquina por parte de la persona que la opera, si quien lo usa habitualmente y sufre su funcionamiento no se preocupa de que esté en condiciones va a ser complicado que alguien más lo haga. Las rutinas CIL es una de las herramientas para lograrlo.

¿QUÉ ES CIL?

Aparte de un acrónimo para las palabras inglesas Clean, Inspection y Lubrication; CIL es parte (para algunos el todo) del pilar de Mantenimiento Autónomo y su implantación es una de las herramientas básicas para el éxito del mismo.

Para saber que son las CIL primero habría que entender que implica el Mantenimiento Autónomo: en mi particular opinión no deja de ser como una especie de implementación de las 5S enfocada a máquinas y equipos y no a los lugares de trabajo. No comparte al 100% los pasos de las 5S pero si que recoje su esencia.

¿CÓMO LO HACEMOS? LAS RUTINAS CIL

Haciendo una analogía con las 5S tenemos lo siguiente: (me fiaré de lo escrito en japonés 😛 )

1 Clasificación 整理, Seiri Limpieza inicial de la máquina
2 Orden 整頓, Seiton Reparación deficiencias detectadas de la máquina, eliminación de piezas innecesarias
3 Limpieza 清掃, Seiso 2ª Limpieza de la máquina, aparecen focos de suciedad
4 Estandarización 清潔, Seiketsu Elaboración de las rutinas CIL. Entrenamiento del operador.
5 Mantener la disciplina 躾, Shitsuke Registro de las rutinas CIL y auditoría de las mismas.

1. Hacemos la limpieza inicial, esto nos permitirá descubrir los defectos ocultos de la máquina. Como en las 5S, el primer paso es ver como estamos e identificar los problemas.

2. Ponemos la máquina en condiciones básicas: Reparamos los defectos detectados durante la limpieza inicial y quitamos los elementos innecesarios. Como en las 5S, ordenamos la máquina.

3. Realizamos una segunda limpieza, esta vez enfocada a descubrir las fuentes de suciedad y defectos repetitivos. Como en las 5S, limpiamos y corregimos para que para que la suciedad no aparezca de nuevo.

4. Elaboramos las rutinas CIL. Como en las 5S realizamos los estándares de que, cuando, como realizar las rutinas.

5. Mediante checklists y auditorías controlamos y reevaluamos los resultados, igual que en las 5S.

¿CUÁNDO LO HACEMOS?

La pregunta del millón, hay tanta casuística que no hay solución correcta. Cuando se implanta algo como las rutinas CIL no siempre se dispone de tiempo ocioso en las máquinas, normalmente tendremos que “sacrificar” tiempo productivo para poder realizarlas, hay que buscar ese tiempo necesario para dejar la máquina limpia, y si no puede ser complemente limpia realizarlas en etapas, limpiezas intermedias, tenemos que ponernos metas posibles no buscar elefantes blancos, cuando el operador y los indicadores de la planta reflejen los beneficios de una limpieza , aunque sea parcial, lo demás caerá por su propio peso.

MEJORA CONTÍNUA

El mantenimiento autónomo y las rutinas CIL son un sistema vivo, como lo es el Lean Manufacturing en general, puede ir cambiando a lo largo del tiempo a medida que detectamos nuevas ineficiencias o problemas que habían pasado inicialmente inadvertidos.  En ser riguroso en el cumplimiento de los estándares está la clave.

Comparte con


Si tienes alguna duda, crítica o sugerencia lo leeré encantado

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.